Dolor de espalda

UNA GRAN MAYORÍA DE LA POBLACIÓN SUFRIRÁ UN PROBLEMA DE ESPALDA EN ALGÚN MOMENTO DE SU VIDA

Neurol Clin.

Dolor de espalda

Hoy en día el dolor de espalda es un problema común en un gran porcentaje de individuos. El dolor puede llegar de varias maneras. Después de un accidente, una caída, una mala postura, después de levantar algo pesado, trabajar mucho o simplemente sin hacer nada, en el sofá.
Aunque el dolor se desencadene un día concreto, lo más probable es que el proceso de irritación ya hubiera empezado hace tiempo sin que se manifestara.
Algunas posibles causas que inicien el dolor de espalda:


  • *Mala postura en el trabajo, en el escritorio, en el sofá, al conducir...

  • * Dormir en una cama poco adecuada.

  • * Falta de ejercicio o ejercicio mal hecho.

  • * Estrés emocional.

  • * Tensión muscular.

  • * Caídas, lesiones deportivas, accidentes de tráfico, peleas...

  • * Mala dieta/obesidad.

  • * Andar con zapatos inadecuados.

  • * Cargar peso. Llevar peso encima.

  • * Vida sedentaria.

  • * Desvíos, malformaciones o desgastes en la columna vertebral.

  • * Drogas (legales o ilegales)

  • "Subluxación vertebral".

Los problemas de extremidades, como las rodillas, en muchas ocasiones están causados por una postura incorrecta del esqueleto. Éste, al estar desequilibrado, tiende a inclinarse más de un lado y crear una sobrecarga en las articulaciones de ese lado.
Al corregir la postura lo más cerca posible a lo vertical, el peso del cuerpo se distribuye de forma igual y el peso transmitido a las articulaciones se iguala, reduciendo así el dolor en las articulaciones sobrecargadas.



Testimonios

Valoraciones de clientes | 5 | 9 opiniones

Hola soy I., tengo 79 años y desde hace muchos años he sufrido problemas de espalda y huesos.
He visitado muchos médicos pero no me ofrecieron ningún tratamiento. Ya había visitado varios quiroprácticos antes que Joaquín acabara los estudios en EEUU, con resultados bastante buenos.
Desde que empecé el tratamiento con Joaquín me encuentro muy bien, puedo hacer las tareas de la casa sin cansarme tanto, no tengo los dolores de espalda ni de cabeza que tenía antes y duermo mejor.
El ajuste que me hace en el cuello se mantiene unos 2-3 meses al menos y es muy suave y me sienta muy bien aunque tenga osteoporosis.
I.LI. 79 Años

Hola soy N., una estudiante de 20 años que desde siempre he tenido molestias en las cervicales y en la espalda. El estrés, estudiar en una mala postura, las sillas de brazo, no descansar bastantes horas, entre otras cosas, son cosas que a la larga siempre nos repercuten negativamente.
Cansada de visitar traumatólogos que me recetaban relajantes musculares de los que no sacaba mucho provecho, me recomendaron la Consulta Quiropráctica Girona.
El Dr. Valdivia me informó sobre la quiropráctica y me explicó su método de trabajo.
Al cabo de unas cuantas semanas ya noté los primeros resultados: los dolores cervicales y el entumecimiento iban disminuyendo y con la ayuda de estiramientos y otras técnicas como el yoga, cada día me encuentro mejor.

N.F., 20 años.

Hola, soy S., acudí a la consulta por varios problemas de espalda que tenía desde hacía 10 años. El problema era igual y no se iba. Y mi trabajo comporta estar sentada muchas horas y al final del día me notaba muy cansada.
Ya había probado otras terapias pero a largo plazo no me ayudaban con este malestar. También me habían recomendado plantillas para los zapatos, lo que hacía que me tuviera que adaptar al tipo de zapato que compraba.
Al comenzar tratamiento quiropráctico noté los resultados bien pronto, los dolores habían acabado (espalda, cadera y rodillas) y hasta ahora que me encuentro bien. También he dejado las plantillas y ya no las necesito.
Estoy muy contenta con los resultados.

Gracias,
S.S., 33 años.

Hola, soy B. y visité la consulta del Dr. Valdivia porque toda la vida he tenido escoliosis que me ha dado problemas y dolor de espalda, la cadera y una pierna un poco más corta que la otra.
Hay un momento en que me había acostumbrado a vivir de esta manera, pero con la edad el problema se estaba haciendo más insoportable y pesado para mi vida diaria.
Decidí empezar tratamiento para poner punto y final al problema y poder vivir mejor.
Entonces el Doctor estudió mi caso con unas radiografías, vimos cual era el problema y empezamos con el tratamiento.
Desde la primera semana ya noté cambios positivos y en 2-3 meses me noté mucho mejor, con la espalda más equilibrada que antes, sin los dolores de antes y con más energía para llevar a cabo mis actividades diarias.
A día de hoy todo sigue mejor y parece que todo se está normalizando.
Estoy satisfecho con el tratamiento y lo recomiendo a quienes puedan estar sufriendo de problemas de salud relacionados con una columna desequilibrada.

Un saludo,
B.C., 31 años.

Mi nombre es A.V. y tengo 29 años.
Ya a los 15 años y después de una temporada con fuertes dolores de espalda me diagnosticaron una hernia discal a la altura de las lumbares.
Toda mi vida desde que recuerdo he sufrido de la espalda por las razones más variadas, y muchas veces he tenido que quedarme en casa incapaz de andar del dolor: desde la regla hasta el hecho de estar de pie más tiempo del imprescindible (ir de compras, visitar un museo, etc.) me han provocado dolores terribles.
A los 25 años sufrí un fuerte ataque de ciática durante tres meses. Tras una nueva resonancia magnética y una electromiografía se determinó que mi pierna estaba perdiendo riego nervioso y me aconsejaron operarme de forma inmediata.
Después de la operación mis dolores de espalda mejoraron mucho, aunque siempre a costa de una cuidada higiene postural y de sesiones semanales de natación para fortalecer la musculatura de la espalda.
Siempre que me descuidaba en mis rutinas de cuidado volvía a sufrir fuertes dolores, aunque nunca fueron tan fuertes como antes de la operación.
Hasta hace algo menos de un año, cuando sufrí un nuevo ataque de ciática que me tuvo casi dos meses con fuertes dolores, y un mes más con una cojera incontrolable.
Harta de vivir con miedo y de medir mis actos en función de mi espalda, decidí buscar una solución a largo plazo. La medicina convencional sólo me ofrecía soluciones parciales como cirugía y analgésicos y sólo me aconsejaba estar bien quieta, no coger peso y cosas de ese estilo, absolutamente irrealizables para una persona de mi edad.
Un amigo me habló de la quiropráctica, de cómo le había mejorado tanto los dolores de espalda que padecía así como su estado de salud general.
Después de investigar un poco por mi cuenta, leí muchos testimonios de gente con problemas similares al mío y que habían mejorado muchísimo su calidad de vida, decidí iniciar el tratamiento con el Doctor Valdivia.
Apenas un mes después de comenzar el tratamiento empecé a notar cosas raras: en situaciones en las que anteriormente me hubiera dolido mucho la espalda, o hubiera tenido las piernas muy cargadas, ya no me dolía nada.
Semana tras semana, estos episodios de "ausencia de dolor" se multiplicaron, y muchos otros dolorcillos que yo pensaba que eran "normales" también fueron desapareciendo.
Desde que comencé el tratamiento he hecho una vida totalmente normal, he seguido buceando con botella, me he mudado de casa, con todo el esfuerzo que eso conlleva, incluso me he permitido el "lujo" de pegarme alguna carrera, cosa absolutamente impensable hace apenas 6 meses.
Mi calidad de vida ha mejorado muchísimo y ahora ya no tengo que pensar que puedo y que no puedo hacer por causa de mi espalda.
En definitiva mi experiencia con el tratamiento no ha podido ser más positiva, y no puedo si no recomendarlo encarecidamente a todas aquellas personas con dolores de espalda a las que la medicina convencional no ofrece más que parches temporales, sin buscar el verdadero origen del problema y con ello una solución a largo plazo.
A.V.
29 años.

Creo que soy uno de los pacientes del Dr. J. Valdivia que llevo más tiempo visitándole… unos 12 años ahora. Una conocida que había mandado a su madre me lo recomendó porque yo tenía las cervicales muy mal, me dolían mucho. También tenía lumbago y dolor en la pierna. Todo mi cuerpo estaba dolorido en general. También padecía de dolores de cabezas, vértigo y mareos bastante incapacitantes de vez en cuando. En esos tiempos tenía 73 años y mi salud estaba empeorando debido a estos problemas sobretodo.
En aquél entonces ya había visitado varios especialistas, había ido a recuperación, me habían colocado un peso por detrás que me levantaba la cabeza, pero no iba muy bien porque salía mareado y lo tuve que dejar. El tratamiento quiropráctico con Joaquín me gustó y me fue mejor porque era muy suave, totalmente seguro. Empecé yendo de forma más intensiva las primeras semanas y meses, y luego con el tiempo seguí las visitas más espaciadas en el tiempo. Quizás al principio no sentí grandes mejorías, pero con el tiempo fui notando cambios en comparación de cómo estaba al principio y me fui dando cuenta de que podía hacer una vida más o menos normal sin tantos problemas como antes. He seguido visitando a Joaquín todos estos años de forma regular, cuidándome mi espalda y estoy satisfecho y contento con mi recuperación. Ahora y desde hace tiempo me encuentro bastante bien. No significa que a veces no pueda tener alguna recaída, pero por eso estoy haciendo las visitas de forma regular para mantener y no empeorar mi estado a largo plazo.
Debido a mi edad y mi cuerpo entiendo la necesidad de seguir de forma continuada con el tratamiento. Ya no creo en una solución definitiva y permanente para mis problemas. Es cuestión de mantenerse lo mejor posible. Por otra parte, si no hubiera hecho nada para cuidarme, me imagino que ahora estaría bastante mal, quizás con un collarín y un bastón en cada mano. No lo sé, podría ser.
Recomiendo que la gente con este tipo de problemas se cuide para tener una vida más o menos digna, sobre todo al llegar a cierta edad.
Gracias Joaquín,
Un saludo.
 
Pere M., 85 años.

Hola,
Hace ya casi un año que visité por primera vez el Dr. Valdivia. En aquellos momentos tenía un dolor lumbar muy fuerte. Las pruebas que me habían hecho decían que tenía problemas con los discos de las vértebras L4-L5-S1. Ya había hecho varios tratamientos con diferentes especialistas sin resultados e incluso me dijeron que me tenía que operar.
Una conocida que visitaba el centro del Dr. Valdivia me recomendó hacer una visita. Así que decidí probar. Joaquín me explicó sobre la quiropráctica y me hizo unas pruebas. A partir de entonces decidí comenzar el tratamiento de espalda.
Al principio dudé sobre lo que me hacía, si tendría resultados. Era un tratamiento bastante diferente a lo que me habían hecho y estaba un poco dudoso. Pero poco a poco fui notando mejorías y con los siguientes meses y semanas se han ido manteniendo.
A día de hoy estoy bastante satisfecho con los resultados. No me imagino que hubiera pasado si me hubiera operado, pero veo que no ha sido necesario. Prefiero encontrarme bien sin tener que pasar por quirófano. Espero seguir manteniendo estos resultados haciendo las visitas regulares que me recomienda Joaquín y poder disfrutar de los resultados a largo plazo.
Salud.
 
Joan S., 46 años.

Me llamo Jordi R.,
El propósito de querer sentirme bien físicamente a largo plazo fue uno de los objetivos más importantes en mi vida hace un tiempo atrás. Seguramente una caída a los 10 años mal curada y una lesión en el pie podrían ser los motivos de mis dolores de espalda. También hay que añadir los defectos posturales y los excesos en trabajos físicos que formaban parte de mis aficiones (trabajo en el campo, obras...).
El dolor de ciática y los problemas de espalda me afectaban de manera importante en el día a día. Sólo en épocas de menos trabajo me dejaban tranquilo (como en las vacaciones de verano).
El trabajo quiropráctico con el Dr. Valdivia ha llegado hace poco más de un año. Con los ajustes a las vértebras y con todo el trabajo quiropráctico que hace el doctor, he dado un paso de gigante.
El trabajo quiropráctico hace que la espalda se alinee mejor aportando mejoras en muchos aspectos. En mi caso: reducción muy importante de la ciática y dolor de espalda, reducción de la irritabilidad y en la desaparición progresiva de la rigidez muscular.
La quiropráctica con Joaquín me ha permitido sentirme cada vez mejor y con mejor salud. No es un cambio de un día para otro en mi caso pero sí es una mejora progresiva. También he tomado más conciencia al mismo tiempo de evitar lo que el doctor llama las actividades no recomendadas. Así, he delegado las tareas más duras que hacía o he buscado alternativas.
Creo que el trabajo quiropráctico en mi débil espalda tiene un efecto multiplicador sobre mi estado de salud general.
Este es mi sincero y verdadero testimonio por si os sirve.
 
Jordi R., 53 años

Visité por primera vez la consulta del Dr. J. Valdivia cuando tenía 21 años porque sufría de dolor de espalda desde hacía unos 5 años y últimamente empeoraba. Un conocido que le fue bien el tratamiento con J. Valdivia me recomendó visitar su centro quiropráctico. Hasta entonces había hecho otros tratamientos sin obtener resultados que mejoraran mi problema.
Es posible que mi problema de espalda y dolores estuvieran causados ??por dos accidentes de coche y moto que había tenido tiempo atrás. Y también por caídas cuando practicaba patinaje años atrás.
Después de hacer algunas pruebas con el Dr. Valdivia para conocer mejor el estado de mi espalda, decidí comenzar el tratamiento quiropráctico. Durante las primeras semanas no noté muchos cambios, pero más adelante, con el transcurso de las visitas, fui notando mejoras importantes que me llevaron a una recuperación bastante satisfactoria al cabo de unos meses de haber comenzado el tratamiento.
Cuando todo iba bastante bien sufrí otro accidente de tráfico y tuve una recaída importante. Los dolores volvieron y me sentí mal otra vez. Siguiendo las recomendaciones del Dr. Valdivia, decidí continuar con el tratamiento de forma más intensiva y poco a poco me fui recuperando de nuevo.
A día de hoy me encuentro bastante bien de la espalda y paso períodos de tiempo bastantes largos casi bien sin molestias. Sigo haciendo las visitas recomendadas de forma regular para mantener los resultados obtenidos y no tener recaídas.
¡Muchas gracias! ¡Te estoy muy agradecida! ¡Pensaba que tendría que vivir con los dolores toda la vida!
 
Irina P., 24 años.



 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.  Puede obtener más información ‘aquí’

 

¿Padeces Dolor de espalda?
¿Tienes dudas antes de hacer una primera visita? Deja tu número y te informaremos

¿Padeces Dolor de espalda?
¿Tienes dudas antes de hacer una primera visita? Deja tu número y te informaremos