Pediatría

LA MAYORÍA DE BEBÉS SUFRE UNA LESIÓN DE LA COLUMNA CERVICAL AL NACER

EL CUIDADO QUIROPRÁCTICO DEBERÍA EMPEZAR EN ESE MOMENTO COMO PREVENCIÓN

Guttman, G.; Dr. Arpad Denagy

Niños y quiropráctica

Los bebés y niños también pueden sufrir problemas de salud relacionados con un desequilibrio en la columna vertebral.
Lo pueden expresar de formas diferentes a los adultos. Algunas de las disfunciones que pueden padecer son: cólico infantil, infecciones de oído, otitis media, hiperactividad, falta de atención (TDA) y concentración, impulsividad, irritabilidad, etc.
Los padres a menudo están exhaustos y frustrados al no saber que más hacer.



Testimonios

Valoraciones de clientes | 5 | 3 opiniones

El pasado domingo 2 de diciembre de 2012, Dani, nuestro hijo de 5 años se despertó de madrugada llorando porque se había caído de la cama. Se volvió a dormir y cuando se despertó por la mañana tenía el cuello torcido y la postura un poco encorvada. Al principio pensamos que a lo mejor había cogido una mala postura durmiendo y tenía “tortícolis”, así que le dimos un poco de dalsy.
Por la tarde, después de la siesta encontramos que tenía el cuello todavía más tieso y tenía que mover todo el cuerpo para mirar hacia los lados. Entonces le preguntamos si se había dado algún golpe al caer de la cama y nos dijo que sí, que se había dado con la cabeza en una sillita que tiene al lado de la cama. Decidimos llevarlo a urgencias donde le hicieron unas radiografías para ver si podía tener una lesión grave. No había nada roto ni fuera de sitio, así que nos recetaron dalsy y descanso.
El lunes por la mañana llevamos al niño con el Dr. Valdivia, con quien mi marido estaba haciendo tratamiento quiropráctico desde hacía un tiempo, para que se lo mirara ya que el niño estaba peor.
El Doctor se miró las radiografías y exploró al niño, se le veía una postura muy torcida y era incapaz de mirar en según qué direcciones. Nos recomendó que el niño empezara el tratamiento de inmediato porque si no se podría quedar con esta postura de manera crónica. Aquel mismo día el niño recibió el primer ajuste.
Al día siguiente (martes) Dani ya se despertó mejor, no estaba tan torcido y podía mover el cuello en diferentes direcciones. El miércoles Dani ya casi había recuperado toda la movilidad del cuello y su postura no se observaba torcida. Dos días después el niño ya estaba totalmente recuperado.
La verdad es que inicialmente nos daba un poco de apuro hacerle el tratamiento al niño, nos daba miedo que siendo tan pequeño le fuera más perjudicial que beneficioso, pero quedamos impresionados con la rapidez y efectividad de los resultados y hay que decir que el Doctor hizo un seguimiento muy exhaustivo de la evolución del niño. Lo recomiendo.
 
D.A., 5 años.

Nuestro hijo tenía un mal hábito que era hablar por teléfono mientras jugaba al ordenador. Para hacer las dos cosas tenía que sostener el teléfono en el hombro con el cuello torcido. En el pasado ya había tenido algún episodio de dolor cervical, pero el último día el resultado fue mucho peor. Se quedó con el cuello clavado en una posición torcida y no podía moverlo. Al intentar moverlo el dolor era insoportable y los músculos de alrededor del cuello no lo permitían al estar tan tensos, una tortícolis.
Fuimos de urgencias a una clínica en Barcelona, y después de visitarnos, nos recomendaron que el Dr. Valdivia valorase al niño. Las pruebas que le hizo al niño mostraron que podía ser tratado sin necesidad de medicación y con buenos resultados.
Después de unas pruebas más específicas, el Dr. Valdivia aplicó el tratamiento al niño, y al cabo de unos 10-15 minutos de descanso el niño ya se encontraba un poquito mejor.
Al día siguiente la mejoría era de alrededor de 50% y al cuarto día, cuando fuimos de nuevo a la visita, la mejoría era del 80-90%.
Estamos muy satisfechos con los resultados del tratamiento, sobre todo por la rapidez con que respondió el niño y porque no hubo necesidad de medicamentos ni otros procedimientos aparatosos para el niño. A saber cuánto hubiera tardado en recuperarse con otros métodos…
A partir de ahora también educaremos al niño en cómo realizar las tareas con una postura correcta, sin forzar el cuello ni la espalda, según las recomendaciones del Doctor.
 
Salud y gracias,
M.M., 10 años.
 
Estudio postural mostrando la mejoría en la inclinación de la cabeza del niño después de 4 días del primer y único tratamiento realizado.

Hola, somos los padres de M.A. de 7 años.
Nuestro hijo fue empujado en la escuela y parece ser que se cayó y se dio un golpe en la cabeza. Desde aquel día notamos que su actitud había cambiado y se había vuelto más nervioso y su carácter era distinto al de antes, a parte del dolor que sentía de forma general en su espalda.
Decidimos ir a visitar al Dr. Valdivia porque el padre ya había seguido tratamiento anteriormente y al realizar las pruebas iniciales, vimos que su cuello no estaba del todo bien, así que decidimos que empezara tratamiento para mejorar su situación.
Es curioso como aquel accidente podía haber influido en el carácter del niño, pero el Dr. Valdivia nos explicó que cuando las personas sufren un accidente que afecta la columna vertebral puede también afectar al estado emocional de las personas debido a la constante irritación del sistema nervioso que produce la subluxación vertebral.
El estudio radiológico antes y después del tratamiento creemos que es suficientemente explicativo…ahora sólo esperamos que en poco tiempo el niño vuelva a ser el de antes… :-)

Gracias, un saludo.
M.A., 7 años.
 
Imagen de abajo: Estudio radiológico mostrando el cambio de la estructura del cuello anormal (antes de la corrección del atlas era una cifosis cervical) hacia una estructura del cuello normal (después de la corrección del atlas, ahora es una lordosis normal) en 1 sólo día.



 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.  Puede obtener más información ‘aquí’