Vértigo

LA INFORMACIÓN MÁS IMPORTANTE PARA MANTENER EL EQUILIBRIO SE ENCUENTRA EN LOS RECEPTORES DE LAS ARTICULACIONES DEL CUELLO

Guyton. Basic Neuroscience

Vértigo

La sensación que nuestro alrededor da vueltas y que nada esté quieto, acompañado de inestabilidad, nauseas, vómitos, etc. son consecuencias del vértigo.
Una disfunción en la columna cervical alta (propioceptores C1-C2) y/o en las estructuras vestibulares (oído interno), que desempeñan un papel importante en el equilibrio y la postura del cuerpo, suelen ser la causa de vértigo.
Esta disfunción puede ser producida por: caídas, lesiones, accidentes, latigazo cervical, etc. o estar relacionada con migrañas y enfermedad de Meniere, entre otros.



Testimonios

Valoraciones de clientes | 5 | 6 opiniones

Hola! Me llamo M., tengo 31 años, y contacté con el Doctor Joaquín Valdivia a través de la página web, ya que desde hacia tiempo sufría bastantes mareos al caminar y muchos dolores cervicales y de espalda, junto con dolores de cabeza y de mandíbula.
También me costaba levantarme de la cama cada mañana, me sentía como "encartonada" hasta que pasaba un rato de estar despierta.
Después de estas semanas de hacer las sesiones recomendadas por el Doctor he mejorado mucho y estoy muy contenta, me despierto mucho mejor y no tengo los problemas físicos que tenía antes.
 
Gracias, 
M.M., 31 Años.

Hola,
Con unos problemas importantes en las cervicales, dolores, sensación de vértigo, hormigueo en los brazos y dedos, harto de probarlo casi todo, por internet vi en Girona al Dr. Valdivia, y decidí probarlo.
La verdad es que al principio con cierto escepticismo, pero los resultados son espectaculares. Las molestias se han ido reduciendo en un noventa por ciento, y en algunos momentos, casi totalmente.
En este momento tengo bastante claro que si hubiera conocido antes el tratamiento, me habría ahorrado bastantes molestias, tiempo y dinero.
 
Cordialmente,
J.D., 45 años.

Hola,
Conocí la consulta del Dr. Valdivia por internet. Desde hacía unos 8 años, y últimamente cada vez más, tenía dolores cervicales, en los trapecios también, omoplato y lumbares. Y unos dolores muy fuertes que me despertaban de madrugada, con vómitos, mareo, vértigo, en fin, tenía que ser hospitalizado. Mi carácter cambió mucho, siempre estaba como agresivo porque los dolores eran muy fuertes, no podía hacer una vida normal porque los dolores no me dejaban, eran constantes, sin parar. Quizás un accidente de tráfico y una caída en el trabajo hace 10 años tenían que ver con mis problemas. Durante años había probado todo tipo de tratamientos, sin resultados.
Ahora ya llevo unos años de tratamiento quiropráctico con Joaquín y estoy muy satisfecho porque a nivel de dolor me encuentro mucho mejor, no es tan constante ni tan fuerte, cada vez va disminuyendo más. Siento que puedo hacer mi vida más fácilmente, mi vida normal y en el trabajo también lo noto mucho, estoy muy contento.
El tratamiento me parece bastante seguro y en el momento de hacerlo no siento nada.
Creo que si no hubiera empezado ni hubiera seguido a día de hoy el tratamiento, estaría igual o muchísimo peor. Porque debido al trabajo que tengo, trabajo de soldador, y bueno, las malas posturas, el esfuerzo físico, todo eso me conllevaría estar ahora peor, que no sería persona.
Recomiendo a J. Valdivia a esas personas que también lo están pasando mal como yo. Es una experiencia buena.
 
Antonio T., 46 años.

Hola, mi nombre es Florentia R., vengo desde Murcia y os voy a contar mi experiencia con la quiropráctica.
En el año 2013 comencé a tener problemas de vértigos y mareos, mi problema era que sentía inestabilidad al caminar, también al estar sentada. Únicamente me sentía bien cuando estaba durmiendo pero, como comprenderéis, tampoco era cuestión de estar todo el día acostada.
Pues bien, visité cantidad de especialistas, en primer lugar fui al médico de cabecera el cual me remitió directamente al neurólogo a fin de descartar posibles anomalías orgánicas. Me hicieron un estudio muy completo: radiografías, resonancias de cabeza, pruebas de oído... Todo estaba perfecto.
Llegados a este punto sólo podía pensar que no podía actuar como si nada me pasase, era obvio que algo en mi cuerpo estaba mal. Mi médico llegó a pensar que tal vez era mi imaginación y decidió enviarme al psiquiatra para ver cómo me podía ayudar. En ese momento yo estaba mal emocionalmente, ¿os podéis imaginar? Yo sentía que algo me pasaba pero nadie era capaz de decirme a qué se debía mi problema. El psiquiatra intentó ayudarme, para ello me puso un tratamiento antidepresivo (Sertralina), que comencé a tomar sin obtener mejoras en mi estado de salud físico. Pasados unos meses decidí terminar con el tratamiento porque no me estaba solucionando nada, mi estado de salud físico seguía empeorando, cada vez me sentía más mareada, tenía a mi familia verdaderamente preocupada pero sentía que nadie me podía ayudar. En ese momento decidí hacerme un seguro privado, visité otros especialistas con el fin de obtener una segunda opinión. La primera cita fue con el otorrino, me hizo una serie de pruebas auditivas y el veredicto final fue que todo estaba perfecto. En ese momento me sentía más frustrada todavía, necesitaba que alguien me dijese qué me pasaba para poder poner solución a mi problema. El otorrino me realizó una exploración de la espalda y me comentó: parece que tienes mucha tensión en la musculatura, deberías ir a un especialista que te tratase la espalda. Fue entonces cuando me recomendó a uno de los mejores "especialistas" de espalda de la región. Comencé a visitarlo con esperanza, me trataba de manera muy personalizada hasta el punto de recomendarme una serie de ejercicios físicos para mejorar mi estado de salud. Tras dos, tres meses de continuas visitas no conseguía mejorar, ni masajes, ni ejercicios, ni yoga...  nada me ayudaba.
¿Os podéis imaginar cómo me encontraba? Dos largos años de continuas visitas a especialistas y no conseguía encontrar el origen de mi problema.
Llegados a este punto, en mayo de 2015 encontré por casualidad al Dr. Joaquín Valdivia en Girona, visitando su página web encontré un tratamiento alternativo a los problemas de espalda y decidí ponerme en contacto con él inmediatamente. A las dos semanas fui a su consulta, me realizó una serie de radiografías muy específicas y encontró que tenía una desviación importante en la primera vértebra (el atlas). En ese momento el Dr. Valdivia me recomendó qué debía hacer para mejorar mi estado de salud y cómo debía someterme al tratamiento. En ese momento se lo comuniqué a mi familia, los cuales trataron el tema con cierto escepticismo pero a mí no me importaba, era lo último que me quedaba por probar y nada ni nadie me iba a convencer de que no lo hiciese. En el verano de 2015 comencé con el tratamiento, durante estos cuatro años he tenido que hacer un esfuerzo en realizar las visitas programadas, no es fácil estando tan lejos pero siempre he tenido claro que era lo que necesitaba para volver a encontrarme bien. Desde el principio he respondido muy bien al tratamiento, los ajustes vertebrales me aguantan muchísimo hasta el punto de ir cada tres meses aproximadamente a realizarme el tratamiento. Gracias al Dr. Valdivia he mejorado muchísimo mi estado de salud, mi problema sigue ahí pero sólo me perturba de vez en cuando, cuando me encuentro con mucho estrés o cuando realizo alguna actividad no recomendada.
Tengo claro que el tratamiento del Dr. Valdivia me ha funcionado y a día de hoy puedo tener una buena calidad de vida, algo que hace unos años era casi impensable.
 
Florentina R., 31 años.

Desde hacía 2 años padecía dolores cervicales fuertes y mareos (inestabilidad) constantes, probé tratamientos con varios "especialistas" distintos me recetaron medicamentos antiinflamatorios, relajantes musculares…. y el problema no mejoraba, al contrario.
Buscando por internet descubrí la quiropráctica que ofrece Joaquín, llamé para pedir información y al cabo de pocos días acudí para empezar el tratamiento.
A las tres semanas de empezar el tratamiento los dolores y mareos empezaron a disminuir, a día de hoy, después de año y medio de tratamiento, los dolores han desaparecido del todo y los mareos en un 95 %, ahora solo tengo en ocasiones puntuales. Actualmente hago seguimiento del tratamiento cada tres semanas.
Estoy muy agradecido, gracias.
 
Àngel P., 43 años.

Ya hace más de 10 años que visité por primera vez a J. Valdivia porque tenía muchos mareos y vértigos de hacía mucho tiempo atrás. Le conocí a través de familiares suyos.
Antes de visitarle había ido a todo tipo de especialistas. Me habían mirado el oído, la vista y realizado diversos tratamientos sin ningún resultado efectivo.
Sentí curiosidad por su tratamiento quiropráctico que era distinto a lo que había probado hasta entonces y además necesitaba encontrar una solución más definitiva a mis problemas. Decidí empezar el tratamiento.
Ya han pasado muchos años desde aquél comienzo y para resumir diré que si he seguido visitándole durante todos estos años es que me ha ido siempre bien y he entendido que es algo que siempre me tendré que controlar para estar bien y no empeorar.
Puedo decir que estoy muy satisfecha con los resultados y que me encuentro muy bien en general. Al ser un tratamiento muy suave y nada invasivo me siento segura de seguir haciéndolo sabiendo que no puede producir ningún "efecto secundario" a largo plazo.
Creo que sin estar haciendo las visitas con Joaquín seguiría con los mareos y con el vértigo.
Siempre lo recomiendo a mis amigos y conocidos.
Un saludo.
 
Roser B., 62 años.



 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.  Puede obtener más información ‘aquí’

 

¿Padeces Vértigo?
¿Tienes dudas antes de hacer una primera visita? Deja tu número y te informaremos

¿Padeces Vértigo?
¿Tienes dudas antes de hacer una primera visita? Deja tu número y te informaremos