Dolor crónico de espalda

Dolor crónico de espalda

   La mayoría de pacientes que nos visitan padecen problemas de espalda de más de 6 meses de duración. Estos problemas de salud se conocen como problemas de dolor crónico y requieren una atención particular.
   La Dra. Kate Lorig es una autora y especialista reconocida mundialmente por su obra sobre el manejo de los problemas de salud crónicos. Veamos su opinión:
   Actualmente, las enfermedades crónicas son la principal causa de discapacidad, el principal motivo por el que los pacientes visitan al médico, y la razón del 70 ? los gastos de atención médica. El actual sistema de atención médica, diseñado a principios del siglo pasado para hacer frente a las enfermedades agudas, no cambió cuando las enfermedades crónicas se convirtieron en el principal problema, por lo que el actual sistema de atención sanitaria no es ni eficaz ni eficiente.
  Los problemas de salud se pueden clasificar como «agudos» o «crónicos». Los problemas de salud agudos generalmente comienzan repentinamente, se deben a una sola causa, se diagnostican a menudo fácilmente, duran poco tiempo y mejoran con medicación, cirugía, descanso y tiempo (por ejemplo, una apendicitis).
   Si bien, no existe cura para las enfermedades crónicas, su gestión a lo largo del tiempo es básica. El dolor crónico es un dolor que dura o se repite durante meses o años. Generalmente, el dolor se considera crónico si cumple una de las características siguientes: dura más de 3 meses, tiene una duración de más de 1 mes después de la remisión de la lesión o el problema que causó inicialmente el dolor se repite con intermitencia a lo largo de meses o años. Este tipo de dolor se asocia a enfermedades crónicas (como cáncer, artritis, diabetes o fibromialgia) o a una lesión que no se cura.
   El dolor crónico se produce a veces cuando los nervios se vuelven más sensibles al dolor. Por ejemplo, la causa original del dolor puede estimular de manera reiterada las fibras y las células nerviosas que detectan, envían y reciben las señales del dolor. Esta estimulación repetida puede modificar la estructura de las fibras y células nerviosas (lo que se denomina remodelación) o hacerlas más activas. Como resultado, el dolor aparece con estímulos que normalmente no son dolorosos, o los estímulos dolorosos pueden parecer más intensos. Este efecto se denomina sensibilización (https://www.msdmanuals.com/).
   Para un tratamiento eficaz de una enfermedad crónica, el paciente debe participar continuamente en diferentes prácticas asistenciales. El paciente es el que más sabe sobre las consecuencias de la enfermedad crónica y sus terapias, y debe aplicar ese conocimiento para guiar la gestión a lo largo del tiempo. Para lograr que el tratamiento resulte eficaz, el paciente y el profesional de la salud deben compartir conocimientos y responsabilidad en el proceso de atención sanitaria.
   El paciente debe ser un compañero activo, aplicando sus conocimientos continuamente al proceso de atención. Sin embargo, inicialmente el paciente no tiene experiencia en este nuevo rol y debe aprender a ser un participante efectivo. Los profesionales de la salud, además de prestar unos servicios profesionales orientativos, ahora se convierten en maestros, ayudando al paciente en el desarrollo de prácticas sanitarias cualificadas. Lo esencial de una atención adecuada para las enfermedades crónicas es que pacientes y profesionales de la salud se asocien en la gestión del tiempo. La clave del éxito es la continuidad y la integración de la atención por parte de los profesionales de la salud participantes.
   El cumplimiento por parte del paciente de sus responsabilidades determinará el resultado del tratamiento durante un período comúnmente medido en años.
   Cada consecuencia de una enfermedad crónica puede cambiar a medida que se desarrolla en el tiempo, puede interactuar con otras consecuencias y, algunas veces, puede afectar a la biología de la enfermedad. Por lo tanto, para cada paciente existe una evolución clínica cambiante.
   Aunque la actitud no puede curar las enfermedades crónicas, una actitud positiva y cierta autogestión pueden facilitar mucho el proceso. Las habilidades pueden hacer que sea resulte más fácil vivir con las enfermedades.
   Una de las claves para hacer frente al impacto de cualquier enfermedad es el grado de compromiso de la persona en la autogestión.
   Manejar una enfermedad crónica, al igual que manejar una familia o una empresa, es una tarea compleja. Hay muchos giros, vueltas, caminos intermedios y correcciones que realizar. Al aprender cómo autogestionarte, puedes aliviar el malestar de condición de salud.
   La clave del éxito en cualquier emprendimiento es, primero, decidir qué quieres hacer; segundo, decidir cómo lo vas a hacer; y, finalmente, adquirir un conjunto de habilidades y ponerlas en práctica hasta que las domines. De hecho, dominar estas habilidades es una de las tareas más importantes de la vida.
   Algunos de los pacientes más exitosos son personas que piensan en su enfermedad como un camino. Este camino, al igual que cualquier camino, experimenta altibajos. A veces es plano y liso. En otras ocasiones, el camino se vuelve duro. Para realizar este camino, hay que utilizar muchas estrategias. A veces puedes ir rápido; otras veces debes reducir la velocidad. Hay obstáculos que superar.
   Recuerda, tú no eres el causante de la enfermedad o ni el responsable de no poder curarla, pero sí eres responsable de tomar las medidas necesarias para gestionar tu enfermedad.
 

Dolor cronico espalda